historias de una barcelonesa en italia

el concierto más divertido de la historia

Posted on: 14 junio, 2011

He hablado muchas veces de mis colegas españoles del erasmus, entre ellos un blogger gaditano al que vale la pena leer, cuya web http://lavidadelgaditanojl.blogspot.com/ me veo semi-obligada a promocionar. El hecho es que él siempre me da publicidad y yo tengo que mostrar cierta equidad e igualdad pragmática, al menos para demostrarle a mis padres que “los dineros”, como diría Ted Mosby, invertidos en el cole de curas sirven para algo.

Pero nunca he hablado de nuestros colegas italianos, que haberlos haylos. La mayoría les conocimos por nuestras horas extras en biblioteca, que tienen su explicación, al menos en mi caso, porque donde solemos ir a estudiar está en mi calle y porque hay un güifi genial, desde donde suelo actualizar el blog siempre.

En fin, casi todos los italianos que conocemos tienen algo en común, aunque viven en Udine en realidad provienen de un pueblo cercano, o paesino vicino, como dicen ellos. Aquí hay muchísimos estudiantes provenientes de pueblos cercanos, que suelen volver en fin de semana, porque Udine no es que sea el epicentro de la fiesta. Cada pueblo cercano suele tener entre 100 y 100.000 habitantes (iba a decir entre 10.000 y 30.000, pero era invención pura, así que mejor amplio mis miras).

Uno de ellos, Marco, resulta que es batería de un grupo. Un grupo que se llama Emy Besoog, al que alguna vez había oído y podría clasificar su estilo como “parece-algo-parecido-a-ska”. Pues bien, Marco nos comentó que el sábado pasado iba a hacer un concierto en las fiestas de su pueblo, San Vito al Tagliamento. Así que, a falta de algo mejor, nos plantamos en su pueblo el sábado al mediodía Lorea, Natalia, María y yo para pasar un sábado campestre. Por el día nos dedicamos a pasear por el pueblo, pero como era enano y se acababa enseguida, nos dedicamos a comer y beber, que se nos da bien.

 Llegó la noche y nos dirigimos al sitio donde era el concierto. Una especie de barraques pero minimalista, con un escenario, una barra y unos cuantos bancos. Justo antes de que el grupo se pusiese a tocar se nos acercó el cantante, que nos enseñó un par de expresiones típicas friulanas y luego nos preguntó nuestros nombres en el preludio de afirmar “luego os dedicaremos una canción”.

                                -Marco y nosotras, sus groupies españolas-

El espectáculo empezó. Y digo espectáculo porque eso no era un concierto, era una performance. La primera canción empezó con la entrada del cantante, vestido con un chaleco a lo mago y un sombrero de copa con luces de navidad, en la baca de un Fiat Punto del año de la tos. La tónica bizarra siguió: para una canción el cantante se disfrazaba de chinche y un spider-man se peleaba con él para después ser perseguidos por una cat-woman. En otra unas japonesas con bolsas en la cabeza rompían vasos de plástico en un microfóno, en otra, ya hacia el final, el cantante se paseaba por el público besando a la gente tiernamente en la frente. Después de ver semejante espectáculo ni nos acordábamos de que nos había prometido que nos iba a dedicar una canción. Pero lo hizo. Nos dedicó no una ni dos ni tres, sino tres o cuatro canciones. (No me acuerdo). Y como no se acordaba de nuestros nombres nos rebautizó como Manola, Katrina, Salamanca y Juan Carlos. Mientras nos re-bautizaba, nosotras, en el público, respondíamos a su dedicatoria con la consecuente cantidad de decibelios que vienen en nuestros genes.

aqui dejo un link con una canción del grupo, que no me deja poner

http://www.youtube.com/watch?v=0NQKKhEHtBU&feature=share

Después del clímax vino el bajón. Como no tenemos que olvidar que no estamos en Italia, sino en Austria (o aún peor, porque aquí son todavía más raros que los germanos) a las doce y media de la noche, cuando acabó el concierto, no pusieron más música. Las barraques friulanas se acaban a medianoche en vez de a las seis de la mañana, que hi farem.

Momentos no-musicales aparte, creo sin duda que fue el concierto más divertido de mi vida. Desde el sábado me declaro fan de Emy Besoog. Y desde esta humilde esquina cibernética recomiendo a todos mis lectores a ir a algún concierto de este grupo si pueden en su vida (porque el billete Ryanair vale la pena por ver a semejantes personajes en concierto) y les obligo a hacerse fan del grupo bajo amenaza de homicidio inmediato.

Anuncios

1 Response to "el concierto más divertido de la historia"

loooooooooooca!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
A %d blogueros les gusta esto: